En la habitación de cualquier mujer generalmente cuenta con un cofrecillo

En la habitación de cualquier mujer generalmente cuenta con un cofrecillo donde mete joyas y también piezas de bisutería antiguas que a día de hoy no se las ponen pues las tienen oxidadas o por fallos de memoria.

Un gran número de estas piezas como gargantillas y brazaletes se podrán seguir usando si se adecentan con calma con el propósito de que deslumbren como en temporadas pasadas.

Muchas de estas joyas eran de colores dorados y plateados ya que estaban fabricadas de metales que con los años y además el viento se han oscurecido. Lo que inicialmente habría que hacer va a ser comprobar la clase de mineral y naturalmente el tono que presentan actualmente.

Gran cantidad de gemelos personalizados están bañadas en oro y por supuesto antes o después enmohecen y es complicado conseguir nuevamente ese tono debido a que sería preciso recubirlas una vez más de ese apreciado metal y en realidad es más apropiado conseguir una gargantilla actual, mientras que sea de un mineral que no suba mucho de precio dado que si son de plata de ley tienen un coste superior.

La plata auténtica se estropea antes que otros metales y ademas se limpia con más dificultad. En el caso de que necesite limpiar los aros tendrá que hacerlo con una tela limpia y luego restregar intensamente intentando que el tono oscuro se quite, sin embargo si sigue con manchas tenemos métodos más potentes como pueden ser la pasta de dientes, el bicarbonato o el zumo de limón. Prescinda de compuestos químicos que van a poder chamuscar la plata auténtica y además se arriesga a dañarse los ojos o las manos al caerle ese líquido.

Si en su guardajoyas hay muchos pendientes y sortijas de plata buena y tiene interés en que se mantengan en buen estado ha de abrillantar estas alhajas usando productos sin componentes químicos.

También dentro de esos guardajoyas observamos pulseras que están rotas de manera que tenemos que llevarlas a una tienda de joyas para que puedan arreglarlas, aunque en general es menos económico que arreglarlas utilizando algunos sistemas que vemos en internet.

Existen chicas que no usan un estuche con objeto de almacenar sus joyas de manera que las guardan en cajones, y de esta manera pueden extraviarse sortijas al no estar colocadas correctamente.

Las señoras acumulan bastantes gargantillas y lo más oportuno sería tener un joyero grande con muchos apartados de cara a clasificar de un modo sencillo cada colgante. Los guardajoyas se ofertan en hipermercados además de en tiendas de pulseras personalizadas en donde va a poder adquirir el que más le guste y naturalmente encaje en el lugar del que disponga en su hogar. Tenga en mente colocarlo donde no sea fácil encontrarlo porque puede que intenten robarle.

Las pulseras muy caras se ponen en cajas para resguardarlas de arañazos e incluso arañazos, en muchos domicilios se suelen tener pulseras de alto coste. Si hace un viaje y no dispone de medidas de seguridad en el hogar, saque las piezas de joyería de la casa, pues podrían adueñarse de ellas los cacos dado que no pesan mucho y naturalmente si resultan ser de oro es posible forjar el metal y llegar a un trato con personas sin vergüenza ninguna que más tarde lo usan con el propósito de crear sortijas.

Comparte este post....Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn