Como elegir un colgante para regalar

Dentro del negocio de las alhajas, el aljófar ocupa un lugar muy importante desde tiempo inmemorable, y habitualmente se ha relacionado con los collares, la perla se puede adherir a bastantes joyas asi como pulseras, colgantes, anillos, broches, gargantillas,etc.

El nácar que se utiliza en las colgantes de plata suele presentar distintas naturalezas y su interés suele ser una mezcla de algunos factores asi como su procedencia, brillantez, consistencia y por supuesto la clase de zona. De igual forma no olvidaremos la apareiencia, el tono de color e incluso el volumen de la perla.

Ciertos componentes que establecen la importancia de una perla se consideran imparciales, como puede ser su origen, si viene de mar o riachuelo, no obstante otras diferencias obedecen a lo que se estila en esos tiempos, como por ejemplo la tonalidad o la medida.

En la mayoría de los lugares del planeta se trabaja con aljófares además de que la clase de aljófar que se crea va en función de la especie de molusco que habita dentro de ese ambiente de la misma manera que de la temperatura de ese país. Cuanto más excepcional sea la pieza y más complicada de conseguir bastante más valor tiene de cara a el comercio, de modo que la pieza de mar diremos que es mucho más cara que la de riachuelo.

Las perlas de menos calidad y menos coste, se obtienen en lagos y ríos, considenrándose de color blanco e incluso de escaso brillo, pero las perlas de categoría van a tener más brillo y además reflectan la claridad transformando su atención en una exhibición.

La clase de superficie de un nácar va a ser una idea crucial si queremos calcular la categoría de los collares y la clase de la perla. Debe ser homogénea, no debe tener manchas, similar en el colorido y reluciente, el coste disminuirá siempre que a lo largo de la superficie hallamos surcos y también desperfectos que perjudiquen a la uniformidad de la gema.

La brillantez de una perla determina su categoría .

Las piezas de imitación que presentan la parte exterior totalmente por igual en realidad son inmejorables, debido a que se fabrican con procesos de la industria manejando aparatos. Si descubre una gargantilla o pulsera con nácares, mire si son perfectas o presentan pequeñas manchas y pliegues, si es de esa manera sospechará que las perlas son naturales puesto que las piezas impecables llegan a ser bastante más dificultosas de lograr y a pesar de que sus perlas muestren faltas para nada equivale a que la clase vaya a ser mala.

El estilo que muestra la perla se considera otro aspecto a la hora de aclarar el importe, cuanto mayor es el diámetro el valor es superior y por supuesto diremos que son más consideradas las piezas con forma circular que las que tienen forma de pera.

Y para terminar vamos a hablar del colorido, dándonos cuenta de que hay muchos tipos pero además que esto se va a supeditar a el sitio de en el que se han sacado asi como de la ostra que la genera, será capaz de ver nácares de diferentes coloridos, la elección va a depender de los gustos, como con la medida vemos señoras que van a estar bastante más cómodas con alhajas que sean más visibles de la misma manera que otras chicas llevando piezas menos provocativas.

Comparte este post....Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn